EL MUNDO EXPLORA A

Latinoamérica

Ver y leer Petit

Comentario de libros

Maya Aguayo F.

Petit ¡Mi mascota imaginaria existe! Volumen 1
Isol, Bernardita Ojeda y Fernando Salem (2023)
Ediciones Liebre

abril 9, 2024

Me imagino que todos conocen a Petit, el personaje que creó Isol hace más de 15 años en el álbum Petit el monstruo. Tiempo después, se lanzó PETIT (así, en mayúsculas), una serie animada coproducción de la productora chilena Pájaro y canales de varios países de Latinoamérica. El personaje principal en la animación sigue siendo Petit que, como en el álbum, se hace preguntas y propone ideas que entusiasman a sus amigos a observar, experimentar y cuestionar el mundo.

Esta adaptación del álbum a un nuevo medio expresivo es parte de lo que ha sido denominado narrativa transmedia, un proceso en el que elementos narrativos de una ficción aparecen en distintos formatos y con nuevas historias. Por lo general, cada nuevo recurso funciona de manera independiente y, a su vez, aporta a la construcción de un universo más complejo y de una experiencia de entretención unificada para los espectadores (Jenkins, 2017). Esto mismo lo hemos visto con otros libros infantiles como Olivia de Ian Falconer y los cómics Hilda de Luke Pearson. Así como con obras más antiguas como Jorge el curioso de H.A Rey y The Cat in the hat de doctor Seuss.

(Primer paréntesis transmedia)

Fotografía Infobae

En Argentina el 2017, antes de que se lanzara la serie televisiva, Petit tuvo una muestra interactiva en el centro cultural Kirchner. Los visitantes podían armar capítulos, jugar con los personajes y además darles voz. 

La curiosidad de Petit no se quedó solo en la pantalla y ahora sus aventuras las podemos leer también en formato de historieta. El primer volumen del cómic ¡Mi mascota imaginaria sí existe! recrea uno de los capítulos de la animación y entre ambas versiones no hay grandes diferencias. Isol realizó la adaptación entre los formatos. En la versión impresa nos encontramos con un narrador que comenta, que trae información de otros capítulos y que va dándole continuidad a la historia. Es esta voz la encargada de hacer frente a la falta de algunos elementos esenciales de lo audiovisual: los sonidos, la música y, en ciertos casos, también los movimientos.

La editorial Liebre está detrás de la publicación de este volumen del cómic en Chile, mientras que en Argentina fue publicado por la editorial Calibroscopio el año pasado. Estas adaptaciones, trabajadas por Isol, y la serie de historietas podría ser muy numerosa porque se han producido más de 65 capítulos de PETIT. 

 

Portada libro Petit ¡Mi mascota imaginaria existe!

Con este cómic, recordé las primeras historietas que encontré cuando aprendí a leer. En un canasto en el lugar que visitábamos los veranos, había pequeñas ediciones de historias con los personajes Disney y algunos cómics de Lucky Luke a los que volví durante años. Aunque muchos de estos no estaban completos o en perfectas condiciones, me encantaba pasar las tardes leyendo los diálogos y siguiendo las aventuras de los personajes. Los libros de literatura infantil que leo con frecuencia actualmente son, coincidentemente, álbumes en los que el diálogo es tan importante como en los cómics. Entre ellos, las colecciones de Elefante y Cerdita y los de la Paloma de Mo Williams, también los libros del sombrero de Jon Klassen que integran, con la voz del narrador protagonista, la presencia cómplice del lector.

 

Analizar esta adaptación de la pantalla al papel de Petit, me recordó a su vez el trabajo que Maryanne Wolf hace sobre la lectura en el contexto de la cultura digital. La autora, utilizando diferentes cartas al lector, nos invita a pensar en cómo ésta varía si leemos en un formato u otro, así como en las maneras de potenciar los procesos de aprendizaje de lectores bi-alfabetizados (capaces de leer en formato papel y digital). Sin desconocer la importancia que la cultura digital proporciona hoy, Wolf nos invita a pensar en los espacios de lectura y en las trayectorias lectoras para ir potenciando ambas formas de leer.

Creo que hay varios elementos que rescata la autora que nos pueden servir a los mediadores a la lectura, a profesores y a quienes leen con niños y niñas. El primero es que según varios estudios, los lectores jóvenes prefieren los formatos digitales de los libros, sin embargo, las evaluaciones demuestran que recuerdan mejor la trama y los detalles de las historias si las leen en papel. Por otro lado, creo que es importante conocer las investigaciones que dan cuenta de la compleja activación que ocurre en el cerebro cuando los cuidadores leen en voz alta a los niños incluso cuando estos son muy pequeños. 

(Segundo paréntesis transmedia)

Aquí hay una entrevista que le hizo Ezra Klein a Maryanne Wolf el 2022 (en inglés con transcripción).

La extensa y fundamentada propuesta de Wolf me pone frente a frente a mi propia dificultad para leer con cinco pestañas abiertas en el navegador o con el celular siempre a la mano. Me recuerda también la felicidad que me proporciona el libro físico, una lectura atenta o el simple hecho de leer literatura en mi lengua materna.

Celebro esta versión impresa de Petit en este sentido. Ojalá podamos proteger y multiplicar nuestros momentos de lectura, sean estos en voz alta, con otros o individuales. La autora propone un ejercicio de partir y terminar el día leyendo en papel, de 10 a 20 minutos cada vez, sin interrupciones y lejos de las pantallas. Me encanta este ejercicio así que lo comparto con ustedes. 

Jenkins, H. (2017). Transmedia Storytelling 101.
https://henryjenkins.org/blog/2007/03/transmedia_storytelling_101.html

Wolf, Maryanne. (2018). Reader, come home: the reading brain in a digital world. HarperCollins.

COMPARTE ESTE RELATO

Maya Aguayo F.

Licenciada en Literatura, Máster Literatura Infantil y Juvenil, Gretel y Banco del libro (Venezuela), Máster en Bibliotecas Escolares y Promoción a la Lectura (UB y UAB). Fue docente en la Facultad de Educación de la Universidad Diego Portales. Ha investigado sobre mediación de LIJ en contextos de discapacidad e inclusión.

Video de Petit ¡Mi mascota imaginaria existe! – por Ediciones Liebre

COMPARTE ESTE RELATO