EL MUNDO MIRA A

CHILE

Marta y el Mar: la cultura de recordar

Comentario de libros

Valentina Rivera B.

El autor chileno Marcelo Simonetti posee un repertorio de variadas publicaciones. Dentro de sus textos para infancias se encuentran los librosálbum como La Ballena que Imaginaba y Las Rayas del Tigre, o poemarios como El Secreto de los Gatos, texto por el cual se adjudicó la Medalla Colibrí 2020 en la categoría de poesía juvenil.

Imagen tomada de Marta y el mar

No obstante, su más reciente publicación aborda una historia que se aleja de todos los temas que ha tratado antes, y lo hace un su característico lenguaje poético que expresa sensibilidad y profundidad. Se trata de Marta y el Mar, un texto ilustrado por Francisca Yáñez y publicado en mayo de este año por la editorial Velero. El libro se describe como una historia que, aunque triste y dolorosa, ‘‘nos pertenece a todos, porque es esa la manera que tenemos de que jamás se repitan’’ (Velero, 2023). En efecto, la historia que relata Marta y el Mar se relaciona con hechos de nuestra historia que pueden ser difíciles de conversar, y es por ello que se hace necesario contar con trabajos como este para facilitar su comprensión. 

Tal como el título sugiere, el libro presenta a dos personajes: primeramente, el mar, quien es personificado poéticamente desde su inmensidad, sensibilidad y hasta creatividad. Sobre el mar, narra la voz poética: 

‘‘Al mar le encantan las nubes,

sobre todo las más gordas y blancas,

que mueren de ganas por darse un zambullón

pero nunca se deciden.’’ 

 

En segundo plano, pero no menos importante, está Marta, una mujer que cae al mar desde un  helicóptero y de quien se dice ha sufrido las consecuencias de la ‘‘barbarie humana’’ (Simonetti, 2023). No es hasta el final del texto que nos enteramos de que se habla de Marta Ugarte, una mujer chilena que desapareció durante la dictadura y cuyo cuerpo sin vida fue luego encontrado en una playa. El texto de Simonetti bien podría considerarse como crossover, aquellos libros que trascienden los límites convencionales o rígidos de audiencia y que pueden apelar tanto a un lector infantil, juvenil o adulto. Marta y el Mar verbaliza textual y visualmente un hecho crudo como lo son las desapariciones forzadas y la tortura, pero lo logra con tal apertura que lo hace ‘‘apropiado’’ para un público más joven, y también interpela a un lector adulto que puede comprender con más completitud todas las referencias o vacíos que se encuentran en el texto.

Es quizás por eso mismo que se escoge un lenguaje poético acompañado de ilustraciones imaginativas que propician una interpretación flexible. Por ejemplo, para el nudo crítico del relato – el que relata aquella barbarie humana – se opta por una doble página cubierta de azul, representando el mar, y en ellas se describe:

 

‘‘Con la delicadeza de un pianista abre el saco,

y ante él se descubre primero un riel,

y atado a ese riel una mujer.

El mar aprieta los labios para no llorar.

Y luego de librar  a la mujer del riel y de los alambres,

la acuna en sus brazos para cantarle

las canciones dulces que los marineros entonan

perdidos en altamar’’

 

Sin duda estas líneas poseen también un poder reparador, quizás como una manera de descubrir si las palabras pueden lograr sanar una parte tan dolorosa de nuestra memoria cultural. También es un relato que busca rescatar esa memoria como un antídoto al olvido; ya su breve reseña en la contratapa lo indica: ‘‘Aquí te presentamos a Marta Ugarte, una mujer y una historia para nunca olvidar’’. La mujer histórica, Marta, es un nombre de la larga lista de personas desaparecidas de la dictadura chilena. 

Este texto llega a incorporarse a una reciente tradición en la literatura infantil y juvenil por honrar a esas personas. María José Ferrada imaginó a las infancias desaparecidas de la época en su reconocido libro Niños, y también exploró la ausencia en La tristeza de las cosas. Otros librosálbum recientes son Un Diamante en el Fondo de la Tierra (Jairo Buitrago y Daniel Blanco Pantoja) e Historia de un Oso (Antonia Herrera y Gabriel Osorio), aunque con diferentes niveles de explicitud y realismo para su mediación. También en novelas juveniles se ha buscado explicar la dictadura chilena, como en Matilde de Carola Martínez Arroyo. El próximo 11 de septiembre se conmemoran 50 años del golpe de estado que luego desató 17 años de dictadura en Chile, y todos estos textos nos ayudan a comprender mejor tantas historias que han sobrevivido al paso del tiempo. Marta y el Mar destaca por recordar a una mujer específica que, a su vez, representa a muchas otras, y también por la delicadeza en que enfrenta esa historia. Las ilustraciones de Francisca Yáñez entregan un lenguaje creativo mediante técnicas mixtas (se aprecian texturas, ilustraciones, recortes) que colaboran a iniciar esta conversación. Así, Marta y el Mar nos invita a recordar con cierto sentido de justicia pero también con la sensibilidad de las palabras.



imagen tomada del libro
imagen tomada del libro

COMPARTE ESTE RELATO

Valentina Rivera Bravo

Valentina Rivera B., Licenciada en Letras Inglesas, Profesora de Inglés, y Máster en Children’s Literature and Literacies, es colaboradora de Fundación Palabra.

Las rayas del tigre
La ballena que imaginaba

COMPARTE ESTE RELATO